El lado bueno de la… VANLIFE

El lado bueno de la… VANLIFE

Vanlife o vivir en la furgo, como se diría hace unos años. Yo se lo digo a mi padre y la cara que me pone es todo un poema. Piensa que estamos chalados. ¿Hay que estar un poco chalado para irte a vivir a una furgo?

Pues mi padre igual tiene razón. Pero bueno, se la daré en el post de «el lado malo de…»

Si por algún casual has llegado hasta aquí por qué has visto fotos de furgos llenas de flores, espejos, luces de ambiente… Puede que no sea el post que esperas. Somos idealistas y soñadores, nos gusta que nuestra furgo este limpia y bonita. Pero no es una furgo solo para la foto. Un cactus en una furgo… nosotros no lo vemos. Es una furgo práctica y este post también, o al menos en su mayor parte.

Para Iñi es su segunda furgo, y para Nai la tercera (y media, pero ese es otro tema). Todas las hemos camperizado nosotros, y aunque no vamos a entrar en detalles en este post, lo hemos hecho pensando pragmáticamente y no en que luzca. Aunque también luce.

Llevamos más de dos meses viviendo en la furgo. Y, de momento, no se nos ocurre echar de menos la vida «estática». De hecho (insisto, de momento) pienso que me va a costar un montón volver a una vida rutinaria y «normal» el día que toque. Pero bueno, eso todavía no entra en nuestros planes (Familia, amigos, quedáis avisados 🙂 )

Como decía, llevamos más de dos meses viviendo en la furgo. Estamos haciendo un poco trampa porque como ya os decíamos en este post   vivimos en el mismo camping en el que estamos trabajando. ¿Que supone eso? Pues supone cosas buenas y malas. En lo relativo a la furgo, lo bueno es que tenemos baños, luz y wi fi las 24 horas. Lo cual le quita un poco de aventura. Y lo malo, menos relacionado, con la vanlife es que (obviamente) desconectar del trabajo es… complicado. Y que no viajamos todo el tiempo que sería la caña.

En fin, aclaradas nuestras trampas dejo claro que nos escapamos siempre que podemos. Y aquí empieza el…

TOP 7 de lo bueno que te da la VANLIFE!!!

En el número 7: El (GRAN) significado de una simple escapada

Una escapada de varias semanas en furgo, convalida como «Gran Viaje», de eso no nos cabe duda. Pero no es a ese tipo de súper viajes a los que nos referimos.

Vivimos en una furgo, pero al estar «estáticos» la vivimos más como nuestro pequeño apartamento que como una furgo en sí. De hecho, a la compra vamos en bici (más adelante os cuento), porque mover la furgo es un rollo… (hay que soltar el avance, el toldo, la electricidad…). Pero cuándo coincidimos de día libre siempre intentamos alejarnos un poco de las fronteras del camping.

Cada vez que coincidimos dos días incluso salimos del país. Y eso nos flipa.

Una escapada, aunque sea de dos días, en furgo para alguien cuya vida es más o menos rutinaria es puro disfrute. Para nosotros al menos significa coger aire fresco, visitar lugares nuevos, tener jardín, tener nuestra propia playa y el tan aclamado hotel de un millón de estrellas.

La vuelta al trabajo la hacemos con otra energía y sentimos que realmente estamos en el camino correcto. Por que estar lejos de los tuyos a veces no es fácil.  Así que las escapadas nos llenan de buena vibra y de fuerza para seguir persiguiendo este gran sueño que compartimos.

En el número 6: Rompiendo la rutina

Obviamente cuándo estas en movimiento tus rutinas cambian, te ves obligado a adaptarte al entorno y a las actividades o planes que ofrece.

Incluso te puede pasar, que estés durmiendo en un sitio transitado (como el parking de un supermercado, por ejemplo) y que aunque te apetezca dormir hasta las 12, tengas que madrugar y moverte pronto. O que tengas que esperar a que abran para comprar el desayuno si el día anterior no fuiste previsor/a.

Esto también es importante, sobre todo si cambias de país. En España estamos acostumbrados a que los supermercados cierren entre las 21:00 y las 22:00 pero una vez que sales del país, solo unos pocos extenderán tanto sus horarios. Y en Suiza, solo los más caros… Así que la vanlife te obliga a tener un mínimo de previsión en este y otros aspectos. Porque, en tu casa, igual llenas la nevera una vez a la semana pero aquí… eso no vale ( más adelante entramos en harina).  Y lo mismo pasa con las reservas de agua o combustible.

Adaptarse o morir.

En el número 5: Agudizar el ingenio o morir aplastado por todas tus cosas

Cámara, objetivos, cargador, portátil, funda, batería «por si aca», palo selfie, jabón, leche, agua, comedero del perro, bebedero, correas, raquetas para la nieve, palos para el monte, ropa de abrigo, ropa de agua, bikini, chanclas, zapatillas, botas, el kayak, un leprechaun, un umpa lumpa y un border collie (entre otras mierdas) caben en nuestra furgoneta. Y en la tuya (si te lo propones) también.

Hay que agudizar el ingenio para encajar todo esto y planificar (yo soy un desastre en mi vida en general, pero cuándo no te queda otra… planificas).

Decides que si y que no, que «por si acaso» no llevas, cuanta cantidad de cada cosa… Y sobre todo… dónde lo guardas.

Al final, encuentras recobecos en la furgo que ni te imaginabas. Rincones escondidos que aprovechas aunque sea metiendo la pasta de dientes. ¿O no?

Si conocéis nuestro instagram habréis visto los colgadores de jarras (muy bonitos pero en movimiento poco prácticos), la estantería de libros… y por qué viajamos sin poty que sino tendría también su propio rincón hecho a medida. Y si no conoceis nuestro instagram… @furgoplan hombre ya…

La optimización del espacio, no es una opción. Tienes que aprender a gestionarlo y la verdad es que desarrollas la imaginación que flipas.

En el número 4: El consumo responsable es de obligado cumplimiento.

Las baterías se gastan, el agua se acaba, te quedas sin gasoil… estás jodido.

Las baterías se recargan con los kilómetros, el gasoil se compra (caro además), pero el agua… no solo tienes que encontrar un sitio donde poder llenar el deposito, sino que si tienes aguas grises, tienes que encontrar un sitio en el que poder vaciarlo. Lo mismo si llevas poty, que es muy cómodo por la noche o por la mañana pero… requiere de un mantenimiento y si no vas a campings no es tan fácil solucionar esto.

Quedarte sin agua y tener que llevarte los platos sin fregar es una guarrada, o no tener para cocinar (puede ser un drama). Lo que te obliga a estar pendiente de los niveles y aprendes (súper rápido) a no derrochar y a usarla en su justa medida. Es una pasada lo que puedes estirar un deposito de agua cuando viajas en furgo. Y te das cuenta de cuanta agua tiramos en casa.

En mi primera furgo (una renault espace del 90) llevaba una ducha portátil de 20 litros y nos duchábamos dos personas (para mi lavarme el pelo requería un extra, pero por que soy una leona).

Por otra parte está el tema del gasoil. Uno de los mayores contras de las furgos. Súper contaminante y además se come una gran parte del presupuesto de todo furgonetero. Por ello la conducción eficiente es tan importante. Viajar despacio, y no pegarte súper kilometradas (bueno depende de lo que necesites pero no siempre es necesario, es que a la espace le hacíamos autenticas burradas cada vez que salíamos de casa) y con los años nos hemos ido dando cuenta de que no tiene por que ser necesario. No hace falta irse lejos para cambiar de paisaje y de aires y descubrir autenticas maravillas que te habían pasado desapercibidas.

O te puedes ir lejos y centrarte en una zona concreta. Conocer una región a fondo y saborearla de verdad tiene mucha magia. Tachar un montón de sitios de una lista, no tiene mucho que ver con nosotros ahora mismo. Preferimos darles buenos mordiscos, qué rico.

En el número 3: Que «jartura» de vecinos

Vamos que nos vamos…

Así como tú necesitas un cambio de aires, y estás hart@ de tu vecin@ del cuarto A, o la de la casa de al lado. Me temo que… no eres el único. Ellos/as también necesitan perderte de vista…por lo menos un poco.

La verdad es que es una forma muy enriquecedora de conocer gente y aunque básicamente las conversaciones son siempre las mismas o parecidas… se aprende un montón. Un sitio medio escondido que no aparece en la APP de confianza, un truco de almacenaje, de cocina o de lo que sea. Las personas furgoneteras son creativas e ingeniosas, además de abiertas y majas. Por lo menos… la mayoría.

¿Alguna vez te has fijado, cuando viajas, en que las conversaciones con otros viajeros giran en torno a los viajes?

Ella cae bien sin esfuerzo.

Algunas más y otras menos interesantes, generalmente son conversaciones similares y todo el mundo cuenta donde ha estado y que es lo que más le ha gustado. ¡A todo se le puede sacar provecho!

Además para nosotros es muy duro ver como nuestra perra come más carne que nosotros y es que los vecinos se saben su nombre y le dan todo el amor y cariño del mundo, además de las sobras del pollo de los domingos. Nosotros debemos de llamarnos «hallo» y «gutte morgen» («Hola» y «buenos días» en alemán, muy probablemente mal escrito) por que nadie se ha interesado por nuestros nombres, ni por rascarnos la barriga (que esto casi lo agradecemos…), la carne no la vemos ni en el súper (que es tan cara que preferimos ni mirar)…

En el número 2: ¡Lechugas frescas oiga!

¿Que dice ésta?

Pues que como decía en puntos anteriores, hay que organizarse y el espacio es un punto clave.

Armarios para comida dentro de la furgo: 1

Frigorifico: 1 (minúsculo pero muy agradecidos de tenerlo)

Comida fresca: Prácticamente toda

Además como comentaba, por no desenganchar la furgo, hacemos la compra en bici. Muy divertido.

Por otro lado, aunque el día 10 de mayo nevaba, el 28 del mismo mes estábamos a 27 gradacos. Suiza ese gran país. Lo que quiero decir es que, si bien durante nuestras primeras semanas aquí el almacenaje lo repartíamos entre fuera y dentro de la furgo por que la temperatura así lo permitía, ahora mismo esta complicado conservar todo lo que está fuera del frigo. Que es básicamente lo que ocurre cuando estas viajando.

Por eso lo de las lechugas frescas, por que te ves obligado a comprar menos, más fresco y más a menudo. O a tirar de comida envasada, precocinada o guarradas.

Para nosotros algunas legumbres embotadas van muy bien y duran bastante, pero no te vas a comer un plato de garbanzos con garbanzos ¿No?

Así que te ves obligado a hacer la compra cada dos días, aprovechas para tener leche fresca (o semi fresca, no se como le llaman aquí), la carne no se te pone mala (aquí en suiza cuesta un p**o riñón así que no se te pone mala ni buena… solo la compramos en ocasiones especiales, que inventamos siempre que podemos), y el pescado no huele a… pues a pescado.

Además si tiras de gas, seguramente hagas comidas sencillas y fáciles (pronto nos vamos a poner con una serie de posts para dar ideas de comida furgonetera).

No somos muy fans de las latas, compramos atún y… ya, atún. Pero si nos gusta mucho, por ejemplo, la mozzarella fresca o el queso fetta, que al ser productos frescos, hay que guardar refrigerados y consumir preferentemente antes de… unos días.

Durante aquellos días de frío, escondía por la furgo entre 4 y 5 tabletas de chocolate para no tener que comprar siempre (Lo escondía por que vivo con un gremlim, y no se llama inuk), pero ahora la temperatura que cogen los armarios es alta y se derrite una pasada. Así que al frigo, pero claro, el espacio del frigorífico es bastante reducido así que de 4 o 5 nada. Un par de tabletas y el gremlim atado.

Mientras viajamos, nos planteamos los menús para hacer la compra, así compras solo lo necesario y te dejas de caprichos y cosas innecesarias. Esto nunca lo hemos pactado, lo hemos hecho de forma inconsciente y ha resultado muy efectivo por que… ¿Sabes cuanta comida tiramos?

C E R O

No tiramos nada de nada. Miento. Algún día nos hemos dejado la leche fuera y al mediodía ya estaba mala. La excepción que confirma la regla.

En el número 1: Como los chorros del oro 

¿Cuánto mide tu casa?

¿Cuánto mide tu furgo?

¿Cuanto tardas en limpiar tu casa entera?

¿Y tu furgo?

No me compares una limpieza a fondo de la furgo, con una limpieza rutinaria de la sala de tu casa. Hablamos de vanlife, osea que se supone que limpias a diario (aunque sea lo mínimo).

No siempre está como los chorros. Pero en general es más fácil mantenerla.

Todo es mucho más sencillo. Incluso si me comparas entre limpiezas a fondo de una y otra opción.

Pero incluso la vajilla. ¿Tienes la misma cantidad en casa y en la furgo?

No.

En la furgo llevas lo justo, más bien lo necesario ¿La olla express? ¿La termomix? Pues no, hay que optimizar ¿no?. Una cazuela, una sartén pequeña, dos platos hondos, dos llanos (de los que podría prescindir), ensaladera, tabla de cortar, cubiertos y kilómetros.

Igual me he quedado un poco corta pero así de sencillo puede llegar a ser.

¡BONUS TRACK!

Si has llegado hasta aquí, ¡gracias! Si te apetece compartirlo en las redes… ¡gracias! y si quieres saber que es lo mejor  de lo mejor de la vanlife… sigue leyendo 😉 por que aquí está el bonus track

En nuestro caso somos 3, fuimos 4 (¿Te acuerdas de lo que pasó con Blai?) y nos vemos «obligados» a vivir en un espacio muy reducido.

– FLUIR – 

Fluir como forma de vida en la furgo. Ponernos de acuerdo en cosas insignificantes, plegar nuestros ritmos de vida, enfadarnos poco y perdonarnos rápido.

Iñigo y yo trabajamos juntos y vivimos en una furgo.

Cualquiera se volvería loco. Pero nos arreglamos. Él corre y yo freno.

Al final es un reto de convivencia. Pero sobre todo es uno de los mayores signos de respeto y de cariño, de comprensión, de comunicación y de otras mil cosas ñoñas más.

Si nos enfadamos, nos damos un paseo. Si uno cocina, el otro limpia, si uno tiene sueño, los dos a la cama. Si a uno le gusta madrugar, prepara el café. Si uno tiene un mal día el otro le saca una cerveza fresca y un abrazo.

Que curan muchas cosas.

Y si viajas sol@ o en familia, seguro que viajas fluyendo con otras cosas y circunstancias.

Nos encantará leerte en las redes!!!

Gracias por llegar hasta aquí

Si te apetece, gracias por compartir

Y si quieres… gracias por aportar

 – F L U Y E –

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: