Influencers, instagrames, youtubers y otros gilipollas

Influencers, instagrames, youtubers y otros gilipollas

La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.

P.Picasso

Antes de juzgarme, lee hasta el final.

¿A que viene todo esto?

Estamos en temporada alta en el camping en Suiza. Llevamos mucho sin apenas mover la furgo y además la semana pasada se nos rompió una pequeña pieza, así que tenemos que solucionarlo. Nada grave.

Estamos aprovechando esta situación para algo que realmente necesitábamos. Orientarnos, aclararnos y enfocarnos hacia ello.

No tenemos los viajes lo suficientemente documentados como para escribir sobre ellos contenidos que aporten valor y que resulten interesantes al lector. Además, nos nace más escribir sobre esta experiencia tan increíble que estamos viviendo en Suiza (a muchos niveles), y de nuestras proyecciones de futuro.

Entonces, ¿a que viene semejante título para el post?

Pues bien, hasta ahora habíamos utilizado las redes sociales como simples herramientas para publicar lo que nos apetecía día a día, para ver lo que otros publicaban sin profundizar demasiado en ello… Sin ser demasiado conscientes de lo que realmente hay detrás: Influencer, instragramers, youtubers y otros gilipollas. O no.

Su único interés

Tuvimos una época de hartazgo del postureo, de las publicaciones vacías, de las fotos en tanga o en sitios imposibles y con tacones de vértigo. A veces, un poco de postureo no hace daño a nadie, pero vamos a ver, hay un límite. De ahí lo de «gilipollas» que es lo primero que quiero explicar. No es nada personal hacia nadie y, aunque suene fuerte, muchas veces es lo que pensamos (¿una pareja colgando de la puerta de un tren en India solo para hacerse una foto en instagram? eso no es inteligente precisamente, y solo es un ejemplo de una cuenta con miles y miles de seguidores). Este tipo de cuentas y de falsa realidad nos generaba un rechazo tal que nos llevó a publicar muy poco en esta red social durante el año 2018 (en comparación a este 2019). No obstante, este año decidimos darle otra oportunidad a esta y a otras redes sociales e intentar darles otro uso diferente. Y, por suerte, encontramos otra versión de las mismas.

Y es aquí donde entran los influencers, instagramers y youtubers (no los gilipollas ¿eh?). Y ahora es cuando te explico esta parte del título del post.

Decidimos publicar una foto diaria durante nuestra estancia en Suiza. Comenzamos a buscar cuentas reales y humanas (no nos interesan las influencers de moda por ejemplo, y aunque no sepamos nada sobre ello seguro que hay cuentas de postureos imposibles y otras más reales y humanas ¿no?, como con todo aunque el ejemplo de la moda nos parece muy gráfico, el de los viajes que nos interesa mucho más también tiene su doble cara) y que fueran estas las que nos aparecieran en nuestras App´s y no otras. «Que obvio» estarás pensando. Pues si, muy obvio. Pero el resultado ha sido algo más… transformador y profundo.

Malita me ponen

Y ahora viene lo potente.

Hemos descubierto cuentas con las que hablamos a diario y detrás de las cuales hay personas a las que esperamos conocer en un futuro. Cuentas de gente que vive durante todo el año en su furgoneta. Que escribe libros en su furgoneta, que se dedica a la fotografía profesional desde su furgoneta, que viajan acompañados de sus perros y sin grandes pretensiones. De personas que recorren el mundo haciendo petsitting o de otras formas originales, respetuosas con el planeta y fuera de lo enmarcado como «vida normal». Hemos descubierto cuentas de youtube de grandes viajeros que cruzan Europa, África, Asia… En bici, sin miedo a nada. Y son cuentas de personas super normales con ganas de compartir su viaje. Y lo más importante de todo, es que estas cuentas: nos inspiran. Son cuentas que han conseguido que un gusanillo viajero se meta en nuestras venas (bueno, que no salga de ellas más bien). Y no solo eso, sino que además nos han motivado para hacer las cosas mejor.

Máximo postureo de @furgoplan

Y aquí viene otro punto fuerte. Y es que para hacer las cosas mejor, hay que observar a quien te puede enseñar, y hay que ponerse las pilas para aprender. Para eso, youtube (que nos ha regalado mucha inspiración junto a instagram), es el rey del mambo de la formación online. Bueno, puedes coger esto con pinzas porque no es del todo cierto. La parte real de esto, es que hay muchos maestros que cuelgan tutoriales en youtube a través de los cuales puedes aprender desde macramé, hasta a hacer un bizcocho o editar fotos. Y es una forma genial para empezar con lo que te apetezca e incluso puedes descubrir nuevas pasiones y aficiones. Y después te puedes buscar una formación más potente o completa bien en las plataformas de estas personas que cuelgan tutoriales en youtube o bien en otro tipo de plataformas que te ofrecen cursos muy valiosos aptos para todo tipo de bolsillos (¿te suena domestika?)

Así que, después del título bomba, resumo así:

Nos hemos sentido inspirados por otros viajeros. Nos ha abierto los ojos para quitarnos ciertos límites que creíamos que existían para viajar (como que no es aconsejable viajar con perro a Marruecos o que ninguna compañía los admite en cabina, ¡buenas noticias! ambas son falsas). Hemos decidido en que cosas queremos mejorar, que queremos hacer mejor… y hacia donde queremos seguir caminando. Al menos, de momento y abiertos a cambios. Pensamos ya en como va a ser nuestra vuelta a la realidad en noviembre (anda que no queda) y creemos que nada va a ser igual.

Y si. Hay mucho gilipollas y no lo digo con mala leche, incluso lo digo más bien con pena, o ¡simplemente desde el sentido común!. Y es que no hay que jugarse la vida por una foto, o que subir 555 escaleras para llegar a un lugar sagrado con tacones/ mocasines y un vestido/ traje y chaqueta es absurdo (visto en Vietnam, pero es súper normal hoy en día).

Nosotros a veces también somos posturetas
Nosotros a veces también somos posturetas

Esta es nuestra opinión personal. Que aunque no lo parezca es súper humilde. Y es una invitación también a la reflexión… ¿Merece la pena? ¿Por unos likes? ¿no suena absurdo? Creemos además que todos llevamos un pequeño «gilipollas» dentro (a nuestros gilipollas se lo intentamos negar todo, o casi todo, con mucho cariño), y que todo depende de cuanto lo alimentemos ¿No?

Si has leído hasta aquí, mil gracias. Puede que este post sea un poco… polémico. Pero estaremos encantados de leerte y responderte por las redes 🙂

Y ya sabes, nos ayudas mucho si te suscribes al blog, si compartes nuestro post y/o si nos sigues por las redes.

Mil Gracias!!!

https://instagram.com/furgoplan

2
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
NaiVero_viajera Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Vero_viajera
Guest
Vero_viajera

Me ha encantado leeros. Estoy totalmente de acuerdo. A veces se nos va de la mano la gilipollez, aunque como vosotros decís, yo intento mantener a mí gilipollas interno a raya jajajaja. Y a su vez no me gusta cuando la gente le echa la culpa de todo a las redes sociales. Las redes sociales son lo que son y como todo lo demás, las hacemos las personas. De nosotros depende que sean inspiradoras o simplemente gilipolleces vacías.

A %d blogueros les gusta esto: