Pablo y Hippie, o lo que es lo mismo BIKECANINE

Pablo y Hippie, o lo que es lo mismo BIKECANINE

Pablo y Hippie no viajan de una forma convencional. Lo hacen… con estilo propio. De hecho no son muchas las personas que se atreven a viajar de así, ya que ni es tan cómoda como la furgo o los hoteles, ni los kilometros se recorren de manera tan sencilla. Si no los conoces todavía, que mejor manera de hacerlo que a través de la entrevista que les hemos hecho… Que Pablo sea portavoz de estos viajes tan épicos.

¿Quien es Pablo? ¿Quien es Hippie? ¿Qué es Bikecanine?

Me llamo Pablo soy de Asturias y viajo en bicicleta con mi perra Hippie. Mi mayor objetivo en la vida es disfrutar de ella, después de mucho trabajo y esfuerzo he conseguido que disfrutar de la vida sea mi forma de trabajo. Vivo de contar mis viajes a través de las redes sociales, especialmente Youtube (es el canal de viajes en bicicleta más grande de habla hispana). Mi perra Hippie, es rescatada de una protectora de animales. En el año 2015 dejé mi trabajo como bombero, Hippie también trabajaba como bombera conmiga. Y desde entonces estamos de viaje cuando nos apetece, cuando no volvemos para España. No tenemos ni rumbo ni destino, ni estamos dando la vuelta al mundo, ni nada por el estilo. Viajamos a donde nos apetece y a donde es fácil hacerlo con ella.

 

¿Qué tipo de viajes hacéis?

Los viajes que hacemos son siempre con el propósito de concienciar o recaudar y así intentar mejorar este planeta en el que vivimos si entráis www.bikecanine.com/aventuras podéis ver todos los proyectos, las explicaciones y lo recaudado hasta el momento.

El tipo de viajes que hacemos… Mi nombre en las redes es BIKECANINE (Bike, bici en inglés y canine de perro, a mi lo que me gusta es viajar en bici con mi perro, simple). Antes de dedicarme a esto a tiempo completo tenía una furgoneta, hice algún viaje caminando etc. pero después de mi primer viaje en bici me di cuenta de que era la forma más sencilla de viajar con mi perro, la que más me gusta, la más barata y en la que me sentía más libre.

 

¿Os habéis encontrado con límites a la hora de viajar?

Los límites que nos hemos encontrado a la hora de viajar, por un lado está lo relacionado con el alojamiento. Cuándo empecé a viajar (el camino de Santiago, y lugares por España) me dí cuenta de que no me dejaban entrar en albergues y en otros alojamientos, así que empecé a acampar (cosa que he descubierto que me encanta…a veces me invitan a dormir a algún sitio y prefiero irme  a acampar por ahí…). Otros límites son los transportes, he querido viajar a lugares diferentes y a la hora de coger un tren, no he podido, un autobús, tampoco he podido, un avión… no he podido o directamente no he querido por que creo que no son seguros para viajar con perros.

Con los barcos también he tenido varios problemas, para los que me siguen en Youtube ya lo han visto por que lo he grabado todo. Aquí queda todo registrado (se ríe). El problema más grande al que nos enfrentamos ahora es el de las fronteras. Hay países en los que es díficil entrar, sino imposible (como puede ser China). Ahora mismo estoy en Georgia y me encantaría continuar hacia Asia, pero por este tema de las fronteras pues no puedo… así que aquí andamos para arriba y para abajo. Hay muchos países que no te dejan entrar, Islandia, Japón… bueno, si te dejan pero tienes que pasar una cuarentena y para mi no tiene sentido irme un mes a Islandia si voy a tener que pasar una cuarentena… Hay muchos destinos a los que si que puedes ir sin tener que recurrir a estos.

 

¿En que circunstancias renunciarías a viajar con tu perro?

Bueno, en todos estos años he renunciado muy, muy pocas veces a viajar con Hippie. Solo para viajes cortos y en los que me tenía que desplazar en avión. Por ejemplo, estuve en el amazonas, en Bolivía y en Perú y me fuí sin ella. No le veía sentido a meterla en un avión para un mes… también este año estuve en Marruecos, un viaje de 15 días… he estado otras veces viajando en bicicleta en Marruecos con ella, pero esta vez… era corto, era en avión… no tenía sentido. Además, en 2017 estuve dos meses embarcado con una ONG en un barco que realizaba labores humanitarias y obviamente Hippie no vino conmigo. No estuve realmente tanto tiempo separado de ella por qué entre misión y misión podía descansar y volvía, pero si que estuve dos meses prácticamente sin verla. Resumiendo, solo renunciaría a viajar con ella en viajes muy cortos, en los que para ella fuera un problema, existiera un riesgo muy grande o el transporte no sea el idóneo o seguro para que vaya ella. Pero normalmente mis viajes los planeo teniéndola en cuenta y para que sea cómodo para ella, y no tenga problemas.

 

Para mi lo indispensable es que el perro esté bien. Por ejemplo, para hacer un viaje en avión, pienso que el perro no va a estar bien, por lo tanto no hago un viaje en avión. O si voy a hacer un viaje concreto en el que ella pueda tener problemas, por ejemplo para entrar en ciertos países, no voy con ella. Creo que cuándo viajas con alguien que es más «indefenso» que tu (muchas veces un perro puede no ser más indefenso que tú, claro) pero en este caso el perro depende de ti, entonces, tu eres el responsable y el que toma las decisiones en nombre de tu perro, por tanto… hay que tomar las decisiones consecuentemente y siempre pensando en los perros.

 

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de viajar con un perro?

Conviene tener en cuenta a la hora de viajar con el perro, la temperatura por ejemplo. No puedes meterte en sitios donde vas a estar a 45 grados por qué probablemente el perro no los vaya a aguantar. Hippie, es una perra muy dura y mi forma de viajar, ella va montada en la caja sin hacer esfuerzo y puede aguantar temperaturas muy fuertes. Cuándo voy pedaleando normalmente, soy yo el que sufre antes el calor, por tanto en cuanto noto que hace calor, la subo a la bicicleta para que ella no lo sufra. Pero siempre conviene tenerlo en cuenta. Además del tema de las fronteras, como ya he dicho antes, para mí serían las cosas más importantes.

 

¿Qué te aporta viajar con el perro?

A mi viajar con el perro, por mi forma de viajar y mi forma de vida, me aporta compañía (por que suelo viajar solo, aunque a veces lo haga con gente, es de forma más puntual), me aporta seguridad por que acampo en lugares aislados, en bosques o sitios un poco remotos… por tanto ella es la primera que escucha el ruido, además ella reconoce los diferentes tipos de ruidos por lo que sé si es otro animal, o una persona… cuándo entro a un supermercado, ella se queda con la bici y sé que si ella está con la bicicleta nadie se va a acercar porqué tiene carácter y ladra y gruñe si alguien se acerca a la bicicleta.

También para mí es una forma de romper el hielo con las personas, por qué al final… un perro y una bici, generan curiosidad y la gente se acerca y es más fácil entablar conversación. Además esta forma de vida que llevo actualmente, es gracias a ella, por qué yo empecé viajando con ella y la gente se fijaba y les llamaba la atención, así que decidí orientar esa atención hacia causas más importantes. Por ello, el primer viaje que hice con ella en 2012, fue para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer infantil, entonces pues… sirve para ese tipo de cosas.

A parte me aporta felicidad, por que un perro… estás triste pues miras al perro, le tiras un palo, una pelota… y le ves jugar feliz y se te contagia un poco. Y también es la modelo perfecta para las fotografías, las cosas como son. También tiene sus contras viajar con perro claro, pero bueno… me aporta más de lo que me resta.

 

¿Que lugar o lugares recomendarías para viajar con perro?

(resopla varias veces…) buf… podría estar hablando una hora… Voy a decir uno en España: en la ruta del Cid, para ir en bicicleta (se podría hacer caminando o en furgoneta), es muy tranquilo, es muy fácil acampar (aunque en España no está permitido), esta muy guay.

La costa de Portugal (Atlántica), poco habitada, muy tranquila y acampar es bastante fácil.

Por Europa… Escandinavia en genera. Noruega, Finlandia… paisajes brutales.

Y ahora, últimamente, he estado en Turquía. Para ir en bici está genial. Buenas carreteras, buena gente, buenos precios. Temperaturas también buenas (yo atravesé el país por el centro en verano), estás siempre por encima de los 1000 metros de altitud, así que hace calor pero no te mueres de calor como podría pasarte en Andalucía en agosto, por ejemplo.

 

Una anécdota…

Voy a contar una que no he contado mucho y me viene ahora a la cabeza. Entrando en Rumanía desde Serbia, llegué a la frontera y allí empezaron a decirme que no podía pasar con Hippie, que en ese paso fronterizo no había veterinario, que no podían revisarla y que tenía que hacer otros 300Km. hasta el otro paso para poder pasar. Mi cara fue de «hostia no me jodas, ¿como voy a hacer ahora otros 300 km?» yo… no sé si me estaban vacilando o que, tampoco hablaban mucho inglés, y después de mucho hablar les pedí que me dieran una solución » dadme una solución, no me hagáis esto que voy en bicicleta, no me dejéis aquí». Entonces, un policía me dijo que podía dejar al perro sentado, pasar yo y una vez dentro de Rumanía, llamar a Hippie para que entrará corriendo al país (se ríe). Entonces, yo ya estaba tan desesperado, ya iba a hacerlo dejé a Hippie ahí sentada y el policía se empezó a reír y me dijo «no, no tranquilo, pasa con el perro sin ningún problema, puedes entrar».

 

¿Algún consejo?

Consejos sobre todo para la gente que viaja en bicicleta, o bueno de cualquier otra manera. Que exploren los límites del perro. Todos los perros no son iguales, hay algunos que aguantan muy bien el calor, otros que no. Perros que aguantan muy bien el frío, otros que no. Caminar, lo mismo. Hay perros que están más en forma… Siempre hay que ir explorando los límites del perro, poco a poco… que no cojan un día y hagan una ruta de 100Km con el perro, por que lo matan. Entonces, poco a poco, un día hacer 10, otro día un poco más. Lo mismo con el calor, ver como lo van soportando. Hay que tener en cuenta que los perros son muy duros y no van a mostrar signos de debilidad hasta que no estén realmente fastidiados, Entonces, tenemos que conocer bien a nuestro perro y estar pendientes de ellos para evitar exponerlo a situaciones en las que el perro vaya a sufrir.

 

Como despedida…

Bueno, por último decir que todo el mundo aproveche su vida, que la disfrute al máximo y que si es con un perro mejor. Que cuantos más pelos tengan en la ropa más felices son y… NO COMPRES ADOPTA.


Desde que realizamos esta colaboración con Pablo hasta que ha salido publicada, han pasado un par de meses en los que a esta pareja les han pasado muchas cosas. De hecho, ahora no son dos… pero que mejor que lo descubras tú mismo a través de su canal de youtube, de su cuenta de instagram o de su propia web. Todas ellas muy interesantes y de las que uno puede aprender mucho sobre viajes, acampada libre, bicis, perros, conciencia…

Nosotros como siempre te dejamos nuestros enlaces de amazon pero está vez con una pregunta ¿Qué es indispensable para ti a la hora de viajar con tu mascota? (Ah! y no olvides suscribirte al blog y seguirnos por las redes 🙂 )



¿Qué llevamos en nuestros viajes?

Placa identificativa con nombre del perro y números de teléfono. Por lo que pueda pasar. Como nos dijeron los chicos de CheQue Camper, un collar luminoso para que nuestras mascotas no se pierdan durante la noche es de lo más útil. Cinturón de seguridad para el coche, además con elástico, apto para diferentes tamaños.

Bebedero – comedero portátil, ahora utilizamos este y vale para ambas cosas, además ocupa poco espacio y es súper cómodo.

Otro Bebedero, durante años hemos utilizado este otro tipo de bebedero que te permite llevar agua para el perro a parte de la tuya propia. Aunque, nos resulta mucho más cómodo el anterior por ser más fácil de transportar.

En Italia tuvimos que comprar un bozal para el transporte público y además es que era obligatorio! No ocupa nada y aunque para Inuk es completamente innecesario… hay que respetar las normas…

Cuándo vamos a hacer muchos Km con la bici o hace calor, tiramos de uno de estos carros para perros que compramos en Suiza (de segunda mano) o de una gaveta que le hemos puesto en la parrilla a la bici. En este caso hemos encontrado este súper barato, que ojalá hubiésemos encontrado antes para nosotros.

Aunque la gaveta le resulta más incomoda a Inuk, poco a poco va acostumbrándose a ir en ella, y aunque tuvimos que ir muy poco a poco… Cada vez se asusta menos y va más cómoda

Seguro que ya habias pensado en alguna de estas cosas para tu perrete y para viajar con él. Son artículos sencillos pero que pueden simplicar tu vida y hacerla un poquito más fácil.



Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: