Viajando con Inuk

Viajando con Inuk

Somos Naiara, Iñigo e Inuk (2 humanos normalitos y una border collie muy lista), quizás te suene más @furgoplan. O quizás no.

Hace dos años ya, dejamos todo atrás para emprender el viaje de nuestras vidas y, aunque nada  ha sido como esperábamos, hemos pasado por casa solo para coger impulso en momentos en los que la carretera ha presentado algún desvío.

Hemos viajado por Asia, sin Inuk, pero sobre todo por Europa, por Inuk y Blai (que era nuestra gata y que ha decidido quedarse cuidando el barrio). Los viajes por Asia han sido cortos y nunca nos han llenado del todo ya que una parte del equipo se quedaba en casa. Los viajes por Europa han sido de todo menos lo que nos esperabamos.

Nuestro viaje empezó en febrero del 2018 y lo hicimos alojándonos en distintos lugares a través de la plataforma workaway, buscando anfitriones que nos aceptaran con nuestras amigas de cuatro patas. Así pasamos un mes en Málaga, dos en Suiza y el último en un palacio en Francia. Experiencias increíbles y con Inuk y Blai a bordo. ¿Por qué no?

Tras pasar unos meses en casa, ahorrando un poco más de dinero y pensando mucho sobre nuestras opciones y por donde seguir, nos llamaron de Suiza para trabajar durante la temporada de verano. Blai no vino, pero Inuk… pronto se convirtió la reina del lugar.

Normalmente viajamos en Furgo, y nos parece el medio ideal para hacerlo con Inuk, aunque no el único. Con la furgo nosotros nos sentimos libres y en casa e Inuk, que es muy miedosa, se siente segura y cómoda.

Nos hemos encontrado muy limitados para viajar con Inuk principalmente en España, donde montarla en el tren es una odisea o simplemente imposible, donde entrar a un bar o a un restaurante con ella está directamente prohibido, por poner dos ejemplos y reconociendo también que muchas mentes se van abriendo y que esto poco a poco (ojalá pronto) va cambiando.

Solo renunciaríamos a viajar con Inuk si su salud pudiera verse comprometida o si el viaje le supone un mal trago grande. Es decir, nada de cuarentenas, nada de países en los que pueda ponerse enferma. Tampoco iríamos a grandes eventos o fiestas, pirotecnias y demás le dan un miedo terrible.

Cuando viajamos con ella siempre llevamos lo básico pero necesario: comida, agua y la pelota. Sobre todo, la pelota. El pasaporte, las vacunas al día y una desparasitación completas son condiciones obligatorias para salir del país. No solo por cumplir la ley, sino por ahorrarte disgustos.
Viajar con Inuk es viajar con el equipo al completo, es sentir que estamos todos y que las rutinas se tienen que adaptar a nosotros tres a la perfección. Inuk nos da la brasa con la pelota, se monta en la bici si se lo pedimos y ve una peli con nosotros si llueve.

Si estás pensando en un viaje con tu perro…nosotros, sin ninguna duda, te recomendaríamos Suiza por acogedor y amable para ellos… pero además con diferencia al resto. Todo el mundo sonríe a Inuk, todo el mundo le da cariño y en todos los lugares es aceptada. Es decir, en Suiza, donde entres tú puede entrar tu perro. Por ejemplo, pueden subir al JungfrauJoch, que es la estación de tren más alta de Europa a 3466 metros de altura, suben gratis y son muy bienvenidos), puedes irte a tomar unas cervezas o a cenar y el perro puede acompañarte (siempre y cuándo cumpláis con unas normas mínimas y el perro se comporte). En este país si que es verdad que la gente es muy respetuosa y ordenada, por lo que si tu perro no es del todo obediente o es muy impulsivo, puede que te lleves alguna mirada severa o incluso que te digan algo. Hace un tiempo una chica me llamó la atención por llevarla suelta en un lugar donde estaba prohibido (yo no me había enterado) y me cayó una pequeña reprimenda, pero lo bueno es que con esta conciencia todo el mundo respeta (en este caso eran unas marismas donde había otros animalillos y la presencia del perro podría perturbarlos). Otra cosa muy positiva de Suiza es que tienes bolsas para recoger sus excrementos en todas partes (me da vergüenza al pensar en las aceras de mi pueblo llenas de mierdas y que al final siempre pagan justos por pecadores), y no verás ninguno por la calle o en caminos de grava. Los suizos que tienen perro pagan un impuesto anual para este tipo de cosas, además hasta hace poco, al adoptar un perro tenían que hacer un curso para aprender a tratarlo y educarlo. Un poco extremo pero… a veces me planteo si no debería hacerlo más gente.

Como anécdota, hace unos meses nuestra vecina, aquí en Suiza, me dijo (su hija traduciendo) que Inuk era muy buena y muy lista… sabía todos los idiomas del mundo… mientras que nosotras solo sabíamos cada una el nuestro… se hecho a reír, alzó la copa de vino como si fuera a brindar conmigo y me dijo adiós dando por zanjada la conversación pero invitando a Inuk a quedarse (no a mí jajaja)

Si vas a viajar con tu perro respeta las normas locales, piensa si la temperatura se adapta a él. siempre lleva agua contigo y… ¡a disfrutar!

Si tienes en mente adoptar o comprar (en serio, piensa en adoptar) un perrete, ten claro que no es cosa de unos meses o un año. Con suerte, puede vivir 15 años. Podéis daros unos años maravillosos mutuamente, pero si se te pasa el calentón después de las navidades, ves que va creciendo y que no es el perro que tu esperabas, puede que te canses y que los años que os queden por delante sean un infierno (seguramente para el perrete más que para ti). Puede que pienses en darlo en adopción, en regalarlo o en el peor y más odioso de los casos, puede que pienses en abandonarlo cobardemente. Si, un abandono siempre es algo cobarde y deleznable. Piensa que la ilusión que te hacía el perrito en navidades tiene que perdurar en el tiempo. Pero también puede, que el simple hecho de ver como te espera detrás de la puerta cuándo llegas del trabajo, como se sube a la cama con el primer pitido del despertador, o como se le ponen los ojos como platos cuando ve que coges su correa… sea todo un regalo, su presencia y su amor incondicional son todo un regalo.

¿Qué llevamos en nuestros viajes?

Placa identificativa con nombre del perro y números de teléfono. Por lo que pueda pasar. Como nos dijeron los chicos de CheQue Camper, un collar luminoso para que nuestras mascotas no se pierdan durante la noche es de lo más útil. Cinturón de seguridad para el coche, además con elástico, apto para diferentes tamaños.

Bebedero – comedero portátil, ahora utilizamos este y vale para ambas cosas, además ocupa poco espacio y es súper cómodo.

Otro Bebedero, durante años hemos utilizado este otro tipo de bebedero que te permite llevar agua para el perro a parte de la tuya propia. Aunque, nos resulta mucho más cómodo el anterior por ser más fácil de transportar.

En Italia tuvimos que comprar un bozal para el transporte público y además es que era obligatorio! No ocupa nada y aunque para Inuk es completamente innecesario… hay que respetar las normas…

Cuándo vamos a hacer muchos Km con la bici o hace calor, tiramos de uno de estos carros para perros que compramos en Suiza (de segunda mano) o de una gaveta que le hemos puesto en la parrilla a la bici. En este caso hemos encontrado este súper barato, que ojalá hubiésemos encontrado antes para nosotros.

Aunque la gaveta le resulta más incomoda a Inuk, poco a poco va acostumbrándose a ir en ella, y aunque tuvimos que ir muy poco a poco… Cada vez se asusta menos y va más cómoda

Seguro que ya habias pensado en alguna de estas cosas para tu perrete y para viajar con él. Son artículos sencillos pero que pueden simplicar tu vida y hacerla un poquito más fácil.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
A %d blogueros les gusta esto: